Descripción física

El oro muestra en su forma bruta un color amarillo y está considerado un metal precioso, de fácil maleabilidad y ductilidad, de estructura blanda, que lleva a realizar aleaciones con otros metales con el propósito de otorgarle la dureza que el solo no posee.

Tiene una excelente capacidad como conductor de calor y electricidad y no se altera por el contacto con el aire, ni con la mayoría de productos químicos. Por el contrario, presenta una gran resistencia a la alteración química ocasionada por el calor, la humedad y la mayoría de agentes corrosivos, por lo que su uso es muy generalizado por su excelente adaptabilidad, en la acuñación de monedas y en joyería primordialmente.

Su estructura química es más diversa que la de su vecino inmediato de grupo, la plata.

Esa resistencia tan notoria a los elementos corrosivos, lo hacen un metal muy utilizado en joyería, por supuesto, en la industria y en electrónica. Esta característica de resistencia a la corrosión es lo que lo ha llevado a conocerse como símbolo de pureza, valor, realeza y similares. Por eso, los alquimistas de épocas antiguas, intentaron producir oro partiendo de otras sustancias como plomo a través de la piedra filosofal. Hoy en día y gracias a innumerables experimentos químicos, está comprobado de manera contundente que es imposible producir oro a partir de otras sustancias.

En heráldica, representa todo poder económico y es símbolo de vanidad.

Se halla normalmente en forma de pepitas grandes, pero por lo común se halla en pequeñas incrustaciones en vetas de cuarzo, pizarra, pirita, rocas metamórficas y en fuentes aluviales, causadas por estas vetas. Se combina con teluro en los minerales como calaverita y  silvanita entre los más comunes.

El oro se saca por lixiviación con cianuro, ya que este elemento facilita la oxidación del oro. Para separar el oro, se vuelve a reducir, empleando zinc, por ejemplo. Por los problemas medioambientales tan en boga en el mundo entero, se ha tratado de encontrar otra forma de extracción del oro, que no sea con cianuro, pero los elementos hasta ahora probados, no son rentables y resultan tan tóxicos como el propio cianuro. Hay muchas comunidades indígenas en el mundo que hoy piden que se les respeten sus tradiciones y su entorno, ya que las compañías mineras que explotan el oro a gran escala, por medio de la lixiviación con cianuro, causan graves daños en sus entornos.

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: