Usos más frecuentes

El uso más frecuente y reconocido en el mundo entero es por supuesto, en joyería. Como el oro puro de 24 k es excesivamente blando para ser utilizado, se suele endurecer, aleándolo con cobre o con plata, lo que hace que sus matices cambien el tono de color.

En joyería fina es llamado oro alto o de 18k al que tiene 18 partes de oro por 6 de otro metal o metales (75% en oro), oro medio o de 14k al que tiene 14 partes de oro por 10 de otros metales (58,33% en oro) y oro bajo o de 10k al que tiene 10 partes de oro por 14 de otros metales (41,67% en oro).

En joyería, el oro de 18k es muy brillante y vistoso, pero es caro y poco resistente; el oro medio es el de más amplio uso en joyería, ya que es menos caro que el oro de 18k y más resistente, y el oro de 10k es el más simple.

En joyería se usan distintas aleaciones de oro alto para obtener diferentes colores, así:

Cabe mencionar que el color que se obtiene, excepto en oro blanco, es predominantemente amarillo, es decir, el "oro verde" no es verde, sino amarillo con una tonalidad verdosa.

Otro uso relativamente reciente es en la industria por su excelente conductividad eléctrica, pero este uso comenzó desde finales del siglo XX.

En medicina, en la actualidad tiene algunos usos terapéuticos, en la fabricación de antiinflamatorios en el tratamiento de la artritis reumatoide y otras enfermedades de carácter reumáticas. El uso del oro en medicina es conocido como crisoterapia. La mayoría de estos compuestos son poco solubles y es necesario inyectarlos. Algunos son más solubles y se pueden administrar por vía oral. Este tratamiento suele presentar bastantes efectos secundarios, generalmente leves, pero es la principal causa de que los pacientes lo abandonen, puesto que sufren daños hepáticos y renales.

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: