Buda de oro

Esta famosa estatua de oro macizo, tiene unas proporciones de por sí de admiración, unido a su condición de estar elaborada en oro macizo, la hace ser una reconocida pieza de arte. Consta de 3 metros de altura y pesa aproximadamente 5 toneladas y media y es sin duda, la mayor estatua de oro macizo del mundo. Se considera perteneciente al estilo Sukhothai (1238-1370), pero no hay acuerdo en este sentido, ya que para algunos expertos podría ser de elaboración posterior al tiempo en que floreció el mencionado estilo. Viene de la ciudad de Ayutthaya, antigua capital, por lo que no puede ser posterior al 1750.

La historia de su hallazgo es bastante particular, puesto que inicialemnte no se sabía que estaba hecha en oro macizo, sino que se pensaba que estaba hecha de yeso. Por allá por los años 30, fue necesario hacer unos trabajos de acondicionamiento en las orillas del río Chao Pharaya, cerca del barrio chino de Bangkok, por lo que era necesario la destrucción de un viejo templo casi abandonado donde se encontraba una estatua de Buda en estuco dorado. Como era imposible pensar en la destrucción de la estatua, a pesra de que su apariencia no era mayor cosa, se tomó la decisión de trasladarla a una pagoda de poca importancia en Wat Traimit, que estaba en el abrrio chino. Como el templo en sí mismo no tenía capacidad para recibirla, la dejaron a la intemperie y le construyeron un simple techo de chapa y así estuvo 20 años, hasta 1955 en donde los monjes encontraron que debían construir un nuevo edificio y de pasada, hacer un lugar para albergar la estatua. La grúa que estaba encargada de su desplazamiento se descompuso y al romperse el cable con que estaba sujetada se rompió y la estatua cayó al barro, causando muchos temores ante los que estaban presentes que la abandonaron en el suelo. Como si esto ya no fuera complejo, este traslado se llevó a cabo durante le época de lluvias, y justamente ese día cayó una tormenta de dimensiones mayores a las comunes, anegando la ciudad.

Solo hasta el día siguiente, el monje superior de la pagoda fue a evaluar lod daños que había sufrido la estatua y al retirar los restos del barro, observó que el estuco estaba muy agrietado y en el fonde se podía ver un metal muy brillante. Tras varios análisis, se dieron cuenta que debajo del estuco, lo que había era oro macizo. La noticia cundió rápidamente por la ciudad, asegurándole al templo su fama y su riqueza proveniente de las miles de visitas que recibe y que aun no disminuyen.

Se supone que la estatua original fue recubierta con uan gruesa capa de yeso para protegerla de la codicia de los birmanos que asediaban la ciudad y de allí fue trasladad a Bangkok, en donde permaneció en el más completo olvido por casi 200 años.

 

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: