El oro Nazi

Aun cuando la expresión de oro nazi se ha generalizado a través de los años desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial y ha llevado incluso a ser utilizado el término para hacer documentales históricos que pretenden mostrar la complicidad de muchos países con el gobierno nazi y el robo indiscriminado a los judíos, se define con este término al botín de oro que los nazis recogieron de sus prisioneros de guerra.

Se ha conocido en los últimos años un informe elaborado por los servicios de inteligencia de Estados Unidos que muestra la evidente colaboración de varios gobiernos con los propósitos nazis, como fueron Portugal, Turquía, Suecia, España, Argentina y por supuesto el Estado Vaticano. Y el principal puente para dichos popósitos fue Suiza con su banca. De acuerdo a este informe, los nazis sustraían el oro de los bancos centrales de los países ocupados, el oro a los judíos que perseguían y a todos los prisioneros de los campos de concentración y que este botín se almacenaba en cuentas en los bancos suizos bajo nombres falsas, con claves especiales. Esta inmensa reserva tenía como propósito garantizar los recursos que Alemania necesitaba para sufragar los gastos de la contienda para la conquista de Europa. Esas miles de cuentas bancarias  permanecen dormidas, ya que los suizos se han negado hasta el momento a realizar las transferencias solicitadas por el Congreso Mundial Judío; ahora que se ha creado una comisión tripartita conformada por Estados Unidos, Reino Unido y Francia para investigar lo que han llamado con sarcasmo la neutralidad suiza, seguramente dará mucho de qué hablar.

Hasta el momento España ha reconocido formalmente que el gobierno franquista ayudó al estado nazi con el suministro de materiales indispensables para la guerra y que a cambio recibió oro y bienes de dudosa procedencia; aun cuando al terminar la guerra España devolvió una parte del botín y Estados Unidos guardó silencio a cambio del permiso de construcción de bases militares en su territorio, se sabe que este país protege a varios  nazis como Otto Remer, jefe de seguridad de Hitler; Hauke Bert Pattist Joustra de la SS; Wolfgang Jugler, escolta de Hitler; Aribert Heim,médico del campo de concentración de Mauthaussen y otros más. Sin embargo, las más duras críticas han sido para el Papa Pio XII por su silencio durante las barbaries cometidas por los nazis. Esto ha dado pié incluso a leyendas, libros de ficción y tramas de películas con el tema.

 

 

 

 

 

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: