Caida del oro por debilidad de la materias primas

 

El mes de julio pasado la Bolsa de Valores de Nueva York amaneció con una caída del uno por ciento el viernes, en su segunda pérdida semanal consecutiva. Este movimiento negativo del oro fue debido en gran medida por la ola vendedora de los fondos, en medio de una gran debilidad bursátil de las materias primas y al ceder las compras de refugio por la aprobación de austeridad en Grecia.

Por este movimiento inusitado, el lingote de oro, se mantuvo bajo una extrema presión en la escalada de precios de Wall Street después del sorpresivo incremento sufrido por un dato del sector manufacturero estadounidense que causó un ligero alivio sobre las preocupaciones  sobre le débil recuperación económica. Todo esto, unido a la caída de los precios del petróleo y de los granos también generó una notable disminución sobre el atractivo del oro como una cobertura contra la inflación. 

Según uno de los analistas más reconocidos de la firma Logic Advisors, el Sr. Bill O’Neill: “el oro claramente no está recibiendo un impulso de la situación económica mundial o del frente de la deuda soberana, y las materias primas como una clase de activo no están atrayendo el mismo nivel de compras de fondos como hace uno o dos meses atrás".

Como si todos estos altibajos no fueran suficientes, el oro al contado bajó hasta la cifra de 1.478,01 dólares la onza, su nivel más bajo desde el 17 de mayo y finalizando la tarde bajó aún más llegando a 1.486,51 dólares la onza, con un decremento del 0,9%.

Los compromisos de Estados Unidos para entregas en agosto pasado cedieron 20,20 dólares, llegando a 1.482,60 dólares la onza, es decir que cayó un uno por ciento.

Suerte similar sufrió la plata que retrocedió un 2.5% bajando a 33.77 dólares la onza.

El fondo bursátil de plata más grande del mundo, Shares Silver Trust tuvo que mirar con pasividad la mayor salida de fondos de su historia, en el segundo semestre de 2011, cuando los temores a que el alza del metal pudiera ser exagerada, lo que estimuló una ola vendedora sin precedentes.

El paquete de medidas de austeridad necesarias para obtener un financiamiento de mayor envergadura por parte de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional por parte del Parlamento griego, durante la semana, ayudó a calmar una cierta aversión al riesgo en el mercado, reduciendo así la demanda de oro. 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: