El oro Odyssey

La historia del oro Odyssey es una historia que parece copiada de una película de cualquier compañía productora de cine de Hollywood. Resumiendo de manera muy sucinta la historia los acontecimientos que se conocen por el nombre del caso del oro Odyssey sucedieron cuando en 1804 la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes se hundió y posteriormente en 2007 fue hallado por la empresa estadounidense  Odyssey Marine Exploration.

El tribunal federal de Tampa, mediante sentencia del juez Steven Merryday, estableció un plazo perentorio para que Odyssey devuelva a España las 594.000 monedas de oro y plata que la empresa norteamericana encontró en mayo de 2007 y que en ese entonces valoró en 500 millones de dólares, lo que equivale aproximadamente a unos 350 millones de euros. Obviamente Odyssey tendrá su tiempo para presentar sus alegatos. Igualmente el tribunal, determinó en la misma sentencia que las pretensiones tanto de Odyssey, como de Perú y de los descendientes que reclaman una parte del tesoro son infundadas o que en cualquier caso no requieren una resolución diferente a las peticiones españolas y por lo tanto anula las objeciones puestas por éstos.

Desde mayo de 2007 cuando Odyssey anunció que había encontrado y transportado a los Estados Unidos un cargamento de monedas, esta empresa bautizó la operación como Cisne Negro y al pecio hallado por supuesto. Desde el mismo momento el gobierno español abrió una investigación para determinar en qué lugar se había hecho el hallazgo, a qué pecio pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si había sido hallado en aguas españolas. Para ello trabajaron mancomunadamente un equipo del Ministerio de Cultura, la Armada, el Museo Arqueológico Nacional, la Real Academia de la Historia y otras instituciones que reconstruyeron la historia de La Mercedes, demostrando con documentos que éste, y no otro, es el pecio expoliado por Odyssey. La documentación que acompañaba la reclamación de España demostraba sin lugar a dudas que La Mercedes estuvo en servicio militar activo, con la misión de proteger al Estado español y a sus ciudadanos a lo largo de toda la historia y también que durante la explosión y hundimiento del barco, éste se encontraba en combate. Como si todo esto no fuera suficiente, el material facilitado por España, muestra claramente que Odysey era plenamente consciente de ello y que es justamente esto lo que explica el secreto con el que actuó y sus afirmaciones de no conocer del pecio.

 

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: