Aleaciones de metales preciosos

No es habitual, que el común de las personas reconozca que el oro puede presentar distintos colores, tales como el amarillo propiamente dicho, que es sin lugar a dudas el más conocido, el rojo, el rosa, el blanco, el gris, el verde y hasta el azul.

Estas tonalidades se obtienen fundamentalmente por aleaciones o mezclas entre varios de los llamados metales preciosos, lo que les otorga el colorido y mejoras en su maleabilidad y ductilidad, condiciones necesarias para ser trabajados. Las aleaciones más conocidas son las siguientes:

Estas proporciones están calculadas para trabajar en oro de 18 quilates en sus diferentes colores.

Las más comercializadas de estas tonalidades que corresponden a las aleaciones de oro, han sido las del oro blanco. Entre otras  razones para ello debe tenerse en cuenta, el elevado precio que alcanza este metal, que llega a ser casi el doble de la cotización del oro, según datos de enero de 2007 y la otra razón está marcada por la dificultad en la manipulación tecnológica que se requiere para trabajar el platino, que implica un alto punto de fusión y fragilidad.  Para conseguir oro blanco se puede de varias combinaciones:

Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: