Aplicaciones más comunes

Los metales preciosos como se ha mencionado antes, tienen gran variedad de usos; aun cuando los más conocidos y reconocidos a través de la historia son la joyería, las piezas de arte exquisitas, la bisutería y las monedas. Con los avances en investigación clínica, industrial y química unido a  los impresionantes progresos en el desarrollo tecnológico han sido artífices del hallazgo de otros usos, que antes pudieran haberse considerado impensables. Es evidente, así sea poco reconocido públicamente, que muchos de los logros alcanzados en la investigación pueden provenir de intereses industriales, económicos y en algunos casos políticos, pero más allá de todas las consideraciones,  lo cierto es que dichas investigaciones, que en ocasiones han llegado a ser exhaustivas y muchas han terminado siendo grande fiascos económicos y profesionales, han dado resultados exitosos, si se mira globalmente los avances conseguidos en la utilización multifacética de los metales preciosos. Algunos ejemplos de estos particulares usos, son los siguientes:

Oro

-Para reactivos de hormonas, las sales de oro.

-Por su gran conductividad y resistencia a la corrosión, en la elaboración de minúsculas partes para electricidad y la electrónica.

-Para la elaboración de los hilos que se usan para la cirugía plástica.

Plata

-Al igual que el oro, por su gran conductividad, es muy usado en la industria eléctrica y electrónica.

-Para el área médica, el nitrato de plata es muy común como remedio para el tratamiento de las verrugas.

Diamante

-Siendo el material más duro de los hasta entonces conocidos, el diamante se usa para elaborar las puntas de herramientas como fresadoras, amoladoras y cualquier otro tipo de herramienta para cortar o perforar. La dureza del diamante es tan fuerte que para romper un diamante se necesita otro diamante.

Las innovaciones y adelantos de carácter mundial en las más importantes cadenas productivas de metales preciosos que evidentemente cubren toda la mineralogía en general, han favorecido la visión científica, técnica y económica, en la medida en que se ha comprendido con mayor profundidad la caracterización física y química que propende por la búsqueda de beneficios que vayan en pro de la purificación del medio ambiente, la producción industrializada de las aplicaciones y la ampliación del mercado objetivo.

Los quilates que era la medida o “ley” o “título” con el que se evaluaba la pureza del oro, hoy en día se expresa con mucho mayor precisión, llegándose a hablar de milésimas de quilates. Un quilate o kilate, como normalmente se conoce, es la medida de peso para el diamante y equivale  a 0.20 grs., es decir, que cinco (5) quilates equivalen a un (1) gramo.

Tags: oro, plata, diamante
Commentarios
No hay comentariso enviados.
Añadir comentario
Nombre:
eMail:
Web:
Código seguridad: